+Democracia se constituye como asociación y en unas semanas presentará en medio del debate político más propuestas para mejorar la democracia

+democracia1409

Jordi Sevilla: “Nos une una visión, una convicción, un método y una pasión”

Bajo la presidencia del exministro Jordi Sevilla, hoy se ha constituido la asociación +Democracia, que hasta ahora venía funcionando como un foro ciudadano. La iniciativa, que en el último año ha elaborado una propuesta de ley de partidos presentada y asumida por algunos grupos parlamentarios, ha aprobado sus estatutos. En el texto, +Democracia define que su objeto es promocionar, fomentar y desarrollar los valores y principios democráticos.

En el acto de constitución, Jordi Sevilla, ha destacado los valores que impulsan la asociación: “Nos une una visión, una convicción, un método y una pasión para mejorar la democracia”. Además de Sevilla, integran el equipo directivo y equipo asesor otro exministro, Josep Piqué, nombres del mundo académico como Adela Cortina, Victoria Camps, Manuel Villoria, Fernando Vallespín o José Antonio Gómez Yáñez y el ex diplomático Rafael Estrella. También integran la dirección profesionales de la comunicación o el ámbito de los asuntos públicos como Antoni Gutiérrez-Rubí Joan Navarro

+Democracia pretende ser un “lobby ciudadano”, en palabras de su presidente, “para trenzar alianzas con otros colectivos, movilizar a personas con los mismos intereses, hacer propuestas y la incidencia necesaria para cambiar las cosas”. También han anunciado que en unas semanas presentarán públicamente su propia propuesta de medidas de regeneración democrática.  Asimismo, en los próximos días invitaremos a las más de 600 personas que colaboraron con nuestra primera propuesta -y a todos los que compartan nuestros objetivos- a formar parte de la asociación.

Composición del equipo directivo

Presidente: Jordi Sevilla.

Vicepresidente: Javier Cremades.

Vicepresidenta: Emilia Sánchez.

Coordinadora: Imma Aguilar.

Coordinador adjunto: Nacho Corredor.

Responsable económica: Alicia Richart.

Vocales: José Antonio Gómez Yañez, Manuel Villoria, Rafa Rubio, Fernando Flores, Víctor Gómez Frías, Francesc Garcia Donet, Helena Ancos, Francisco Polo, Cristina Monge, Inmaculada Ranera, Francisca Melià y Joan Navarro.

Composición del consejo asesor

Antoni Gutiérrez-Rubí.

Josep Piqué.

Rafael Estrella.

Victoria Camps.

Fernando Vallespín.

Adela Cortina.

Xavier Coller.

Otros socios fundadores 

Miguel Ángel Gonzalo.

Carla Reboll.

Enrique del Olmo.

Jose María Vidal.

Jorge Urdánoz.

Virginia Sánchez.

Nagore de los Ríos.

Jesus Esteban.

Jonás Fernández.

Pau Solanilla.

Cristóbal Herrera.

No son extraterrestres

Los políticos no son extraterrestres. He sido uno de ellos durante suficiente tiempo, para saber que son personas como los demás. Sin embargo, su trabajo sí que es diferente al del resto, ya que les encargamos liderar la gestión de los asuntos públicos: solo los políticos aprueban leyes o decretos. Por eso, la manera en que son elegidos (ley electoral), en que se organizan para desarrollar su tarea (ley de partidos) y en que controlan su gestión (ley de transparencia, lucha contra la corrupción) son asuntos que no podemos dejar solo en sus manos. Seguramente deberíamos intervenir más en todos los temas públicos porque, como ha dicho Ulrich Beck, “sin la iniciativa de los ciudadanos, esta crisis no podrá superarse”. Pero al hablar de lo que regula, precisamente, el modus vivendide aquellos a los que hemos transferido la potestad exclusiva de aprobar normas que inciden sobre nuestra vida y nuestros derechos, esto es todavía más necesario.

Los políticos desempeñan puestos relevantes de poder a los que acceden mediante votación popular, o por nombramiento de quienes han sido votados. Como su responsabilidad social es superior, al adoptar decisiones que nos afectan a todos, podemos exigirles conductas más ejemplares que a quienes desempeñan su trabajo en el ámbito estricto de lo privado. Pero tenemos que hacerlo, sin esperar heroísmos individuales, mediante la aplicación de normas institucionales, controles y sanciones específicos que, además, ajustamos periódicamente según la experiencia.

Ni los partidos políticos son solo de sus militantes ni la ley electoral algo que interese solo a los elegidos. Los ciudadanos organizados debemos intervenir especialmente sobre esos asuntos para evitar la autorregulación de los políticos que lleva, por ejemplo, a anormalidades como que hoy en España no sea delito penal que un partido se financie de manera ilegal, que las leyes electorales se puedan cambiar por la mayoría del momento en beneficio propio (como se propone ahora con la ley electoral municipal) o que los medios materiales, humanos y procedimentales destinados por los políticos, desde los Presupuestos del Estado hasta combatir la corrupción entre la clase política, estén muy por debajo de lo necesario, incluso cuando ya hay bastantes expolíticos en la cárcel por corrupción. Hechos objetivos como estos son los que llevan a pensar que los políticos tienden a aplicar dos varas de medir: una para ellos y otra para el resto. Y ello hace más urgente la intervención organizada de la sociedad civil, sobre todo, en estos asuntos, no solo desde la denuncia, la crítica o el desapego, sino mediante la elaboración de propuestas de reforma lo más concretas posibles, si queremos ser útiles además de notorios.

Regenerar la democracia, mejorando el funcionamiento de la actuación de los políticos, no es solo una cuestión de principios. Suponemos que al mejorar la manera en que adoptan decisiones, conseguiremos que tomen mejores decisiones y más eficaces. Muchos pensamos que de esta crisis financiera y económica hubiéramos salido antes mediante un gran pacto político. Pero no han querido hacerlo. Han podido anteponer su propio interés partidista gracias a una ley de partidos que otorga mucho poder a sus aparatos internos y a una ley electoral en la que los votos no se traducen en diputados, por igual. Por tanto, si queremos que los políticos actúen de otra manera, hay que cambiar esas leyes que configuran sus decisiones interesadas, forzarles a que hagan política de otra manera para incentivar que hagan otra política.

El mismo Beck señalaba que la verdadera amenaza política del momento es la desafección ciudadana, que deslegitima las instituciones y la propia democracia, ya que actúa como antesala de esos populismos que se especializan en señalar culpables, porque son incapaces de ofrecer soluciones reales. En España, ese peligro se centra, según todas las encuestas, en la actuación endogámica de los partidos políticos, en unos mecanismos electorales que dejan a demasiados votantes sin representación y en la sensación de una excesiva lenidad respecto a una corrupción más generalizada de lo que se quiere admitir.

Los expertos coinciden, para corregirlo, en la necesidad de tres medidas que van más allá de lo pactado en la Transición: nueva ley de partidos que incorpore más democracia interna (primarias, pero también, mejores contrapesos), más control externo (penalizar el uso de fondos b, agilizar auditorias), promueva el mérito y la capacidad en los nombramientos, por delante de la fidelidad; nueva ley electoral que cumpla el principio de igualdad de peso entre todos los votos, es decir, reforzar la representatividad y no las mayorías reforzadas artificialmente. Y más medios en la lucha contra la corrupción de la que hay 1.700 causas abiertas, más de 500 imputados, muchos políticos que siguen en activo y apenas unos 20 sentenciados por la dilación de los procesos. Si sabemos qué hacer, ¿cómo conseguimos hacerlo? Pues, me temo, que presionando a los políticos desde la sociedad civil organizada hasta que vean que, no hacerlo, significará que obtienen menos votos. ¿Lo intentamos?

[artículo de Jordi Sevilla publicado en EL PAÍS el 28-08-2014]

+Democracia en EL PAÍS

En la edición del pasado 25 de agosto, EL PAÍS dedicó una página a hablar del foro+Democracia y de la incidencia de nuestras propuestas. El PSOE ha asumido recientemente algunas de las medidas propuestas por la plataforma. El periódico recuerda que el Foro nació en 2013 con el objetivo de mejorar el funcionamiento democrático de los partidos y que en las próximas semanas nos constituiremos como asociación coincidiendo de lleno con el debate sobre la regeneración democrática iniciado por el Gobierno

Resumen del seminario “Primarias abiertas, partidos abiertos”

Ayer se celebró el seminario “Primarias abiertas, partidos abiertos” organizado por el foro+democracia y el grupo de investigación TIC y Democracia de la Universidad Complutense de Madrid. Gracias también a la colaboración del Colegio de Ingenieros de Caminos, que nos acogió en su sede, se pudieron compartir experiencias y debate sobre el funcionamiento interno de los partidos políticos en España. “Calidad democrática”, “participación”, “ciudadanía”, “decisión” o “legitimidad”, fueron algunas de las palabras más citadas a lo largo de la jornada.

Joan Navarro (experto en asuntos públicos e impulsor del foro+democracia) recordó en la presentación que el objetivo de nuestra organización es contribuir a la generación de un debate público que obligue a los partidos políticos a repensar su forma de relacionarse con la ciudadanía. Para Navarro, la apertura de las estructuras de los partidos políticos mediante la celebración de elecciones primarias es una de las muchas herramientas necesarias para mejorar la calidad democrática en España.

Partidos políticos y primarias

Moderada por Rafa Rubio (profesor de la Universidad Complutense de Madrid e impulsor de nuestro foro), la primera mesa de debate contó con la participación de portavoces de los diferentes partidos que a lo largo de este año han celebrado procesos de estas características. José Luís González Quirós (VOX), Lourdes Muñoz-Santamaría (PSC),  Víctor Sahuquillo (PSPV-PSOE),  Juan Luis Fabo (UPyD), Reyes Montiel (Equo) y Marc Rius (ICV) compartieron sus experiencias.

Todos ellos coincidieron en remarcar los aspectos positivos de las primarias. Sin embargo, también pusieron de manifiesto los retos y dificultades que implica su organización. Asimismo, surgieron algunas dudas sobre la idoneidad de obligar a todos los partidos a celebrar este tipo de procesos y algunos se preguntaron cuál era el objetivo final de las mismas. “¿Para qué se celebran?”, se preguntó Marc Rius. “En ocasiones parece que se propone elegir el candidato, ya que no se pueden o se quieren elegir las políticas”, sentenció.

La Sociedad Civil ante las primarias

Miguel Ángel Gonzalo (documentalista e impulsor del foro+democracia) moderó la segunda mesa de la jornada y destacó la necesaria aportación que se hace desde la sociedad civil a este debate. Beatriz Talegón (Foro Ético) subrayó la necesidad de trasladar las primarias a todos los ámbitos geográficos, llegar a un escenario absolutamente participativo con listas abiertas y eliminar la necesidad presentar avales. Asimismo, Fernando Galindo (Iniciativa Abierta), destacó el papel perfeccionador de la democracia que tienen las primarias abiertas, así como del control del aparato de los partidos políticos.

Sobre la necesidad de generar procesos participativos de estas características habló también Salvador Llaudes (CC/Europa). Para Llaudes estos procesos son un camino para alcanzar mayor legitimidad por parte de los poderes públicos. Mucho más crítico con el sistema de primarias, sin embargo, fue Miguel Pérez Moneo (profesor de la Universidad de Barcelona), que alertó de los problemas que estos procesos llevan asociados. Moneo advirtió de la insuficiencia de celebrar primarias y no transformar a su vez todo el sistema electoral y de partidos. De no hacerlo, según él,  se generarán incoherencias que dificultarán una correcta comprensión por parte de los ciudadanos.

Por su parte, Ricardo Pérez Solero (Movimiento por la dignidad) criticó algunos aspectos relacionados con las elecciones primarias como su excesivo refuerzo de los personalismos de los candidatos  así como obviar el proyecto que éstos representan.

Conclusiones

Antoni Gutiérrez-Rubí (asesor de comunicación política e impulsor del foro+democracia) destacó la democratización que acompañan a los procesos de primarias. Así, Gutiérrez-Rubí señaló que gracias a estos procesos se politiza la agenda mediática, se moviliza a la ciudadanía y sirven como laboratorio para la innovación política. Por su parte, José Antonio Gómez Yañez (profesor de Sociología de la Universidad Carlos III e impulsor también de nuestra organización) explicó que las primarias siempre han venido implantadas tras una derrota de las élites políticas. Para Yáñez, solo cuando éstas observan que les es imposible ganar unas elecciones abren las estructuras de su partido.

Seminario “Primarias abiertas, partidos abiertos” [24/06 a las 17h30min]

El Grupo de Investigación TIC y Democracia de la Universidad Complutense de Madrid y el foro+democracia han organizado para el próximo martes 24 de junio el seminario Primarias abiertas, partidos abiertos en el que participarán diferentes expertos del mundo académico, la comunicación política, la sociedad civil, y responsables de partidos políticos. Nos gustaría poder contar con tu participación. Buena parte de la sesión va a estar dedicada al debate entre quienes asistan, por lo que la conversación puede enriquecerse gracias a tus aportaciones. Si quieres, puedes confirmar tu asistencia enviando un correo electrónico a foromasdemocracia@gmail.com

 

Seminario “Primarias abiertas, partidos abiertos

24 de junio de 2014 a las 17h30min

Colegio de Ingenieros de Caminos (C/Almagro, 42)

 

 

Presentación del seminario a cargo de Joan Navarro y Josep Maria Castellà.

 

Partidos políticos y primarias (17h30min). Modera: Rafa Rubio (UCM).

  • Lourdes Muñoz (PSC).
  • Reyes Montiel (Equo).
  • José Luis González Quirós (VOX).
  • Marc Rius (ICV).
  • Juan Luis Fabo (UPyD).
  • Victor Sahuquillo (PSOE-PSPV).

La sociedad civil ante las primarias (19h30min). Modera: Miguel Ángel Gonzalo.

Conclusiones (20h45min).

  • Antoni Gutiérrez-Rubí (asesor y consultor político).
  • José Antonio Gómez Yañéz (UCIII).

Esta actividad está también enmarcada dentro del proyecto Democracia multinivel: la participación de los ciudadanos y los entes territoriales en los procesos de decisión pública del Ministerio de Economía y Competitividad.

Posición de +Democracia sobre las medidas de regeneración democrática pendientes de debate en el Congreso

Tras 35 años de democracia y 5 de una dura crisis económica, con más de seis millones de desempleados y un alarmante nivel de corrupción, asistimos a una verdadera crisis que afecta sin distinción a la gran mayoría de las instituciones políticas, territoriales, económicas y sociales, hasta el punto de ponerse en cuestión, no solo la Constitución que ha servido como base de nuestra convivencia, sino la capacidad del propio sistema para asegurar el progreso y el bienestar de la ciudadanía.

La actual desafección ciudadana respecto de los políticos y de la política debe encontrar una solución democrática a través de reformas profundas. Es necesario abrir una nueva etapa con nuevos instrumentos para hacer que los partidos puedan seguir realizando su papel como servicio público que garantiza el derecho de participación política a toda la ciudadanía.

No hay progreso sin reformas, y creemos que el funcionamiento de los partidos y el sistema político es demasiado serio e importante para dejarlo sólo en manos de sus dirigentes. Se debe acomodar el funcionamiento del sistema a una ciudadanía que exige oportunidades de participación, de expresión, de elección y representación (reconocidas explícitamente en el artículo 23 de la constitución) sin las cuales la democracia se reduce a un mero formalismo, poniéndose en peligro su propia legitimidad.

Por ello, valoramos positivamente la iniciativa del Gobierno y el Parlamento de poner en marcha un paquete de reformas de regeneración democrática y nuestro compromiso es contribuir a este debate. Queremos poner en primer lugar los derechos de ciudadanos y ciudadanas a una participación efectiva en la vida publica y que la reforma dé respuesta a quienes, dentro o fuera de los partidos políticos, exigimos más y mejor democracia.

La reforma debe ir más allá de las cuestiones de financiación y garantizar un funcionamiento plenamente democrático de los partidos políticos tanto para quienes se afilian, como para sus simpatizantes y electores, dotándoles con la capacidad de elección directa de cargos orgánicos y candidaturas electorales, creando vías de participación ciudadana en la definición de objetivos y propuestas, y asegurando la mayor transparencia de las organizaciones políticas en todas sus actividades.

SOBRE EL CONTENIDO DE LA REFORMA

1. El deficiente funcionamiento de los partidos políticos es una de las causas del distanciamiento con el que los ciudadanos viven la participación política. Los miembros de los partidos, más que sentirse partícipes de sus decisiones, se suelen sentir rehenes de sus direcciones. Los partidos son considerados por la mayoría de la ciudadanía como organizaciones de cargos públicos y aspirantes a cargos públicos, sin que sean percibidos como cauces para la participación efectiva en la vida pública.

2. La sociedad española necesita actualizar la organización de sus partidos, acompasarla al desarrollo de la propia sociedad. Necesita más transparencia por parte de los partidos, pero también más posibilidades de participación. El punto de partida de la reforma debe ser el derecho de los ciudadanos y ciudadanas a la participación política efectiva en la vida pública. Los partidos tienen una obligación especial, atendiendo al interés general, de modernizar y democratizar su funcionamiento interno. Respetando su libertad organizativa, el funcionamiento interno de los partidos políticos debe inspirarse en los principios de inclusión, igualdad, formación, libertad de expresión, rendición de cuentas, separación de poderes internos, participación, integridad, transparencia y buen gobierno.

3. El objetivo de la presente propuesta es contribuir a la consideración de la participación política, a través de la adhesión a los partidos, como una “virtud pública”. Cualquier ciudadano tiene el derecho de formar parte del partido de sus preferencias. La Ley ha de garantizar que los ciudadanos comprometidos con los partidos puedan participar efectivamente en la creación de la posición política de sus partidos y en la elección de los cargos internos y de candidatos a cargos electos, mediante procedimientos transparentes y sin obstáculos artificiales que imposibiliten la creación de alternativas a la posición y a la dirección de los partidos en los distintos niveles.

4. La transparencia y la rendición de cuentas de los partidos políticos deben quedar reguladas y, en especial, en lo que se refiere a su financiación. El proyecto de ley del Gobierno acierta en regular la figura del responsable de la gestión económico financiera de los partidos, así como en promover la transparencia y prohibir la financiación por parte de empresas privadas a los partidos, pero debe ir más allá para que este proyecto de ley cumpla con las expectativas de reforma que los ciudadanos esperan para reforzar nuestra democracia.

Por ello instamos a los grupos parlamentarios a llegar a acuerdos durante su tramitación parlamentaria para mejorar el proyecto de ley, introduciendo las siguientes medidas:

EN CUANTO A LA FINANCIACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

  • Las fundaciones y otras entidades pertenecientes a los partidos políticos deben someterse a las mismas exigencias en cuanto a financiación que los partidos políticos.
  • No deben permitirse las donaciones en especie ni en metálico a los partidos.
  •  Las infracciones graves cometidas por los partidos deben considerarse delito penal.
  • Establecer el procedimiento de elección y los requisitos que debe cumplir el responsable económico-financiero de los partidos políticos. El responsable económico-financiero debe tener responsabilidad penal por las cuentas de los partidos.
  • Crear una comisión de auditoría de cuentas y comisión de gastos electorales en los partidos para el control interno.
  •  Promover la transparencia y rendición de cuentas mediante apertura de datos.

EN CUANTO AL FUNCIONAMIENTO INTERNO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

  •  Democratizar el funcionamiento interno de los partidos políticos
  • o incrementado la capacidad de participación de los afiliados mediante “elecciones directas” para cargos internos
  • o estableciendo la prohibición de condicionar la libertad de los cargos electos mediante la disciplina de voto
  • o regulando la estructura interna que establecerán los estatutos.
  • Abrir la selección de candidaturas electorales, incorporando al sistema electoral los procesos de ”primarias abiertas” organizadas por las juntas electorales.
  • Crear una comisión de ética y garantías. Y establecer el recurso ante la jurisdicción ordinaria en caso de vulneración de derechos por actos de los órganos ejecutivos.
  • Establecer los derechos y obligaciones de los partidos políticos y de las ciudadanas y ciudadanos.
  • o Entre ellos, considerar los programas electorales como “contratos con la ciudadanía”, con rendición de cuentas periódica y cuyo incumplimiento debe conllevar responsabilidades políticas.
  • Promover la transparencia y rendición de cuentas mediante apertura de datos

El foro+democracia nació en junio del año pasado con una reflexión sobre la reforma de la Ley de Partidos. En el debate han participado más de 500 personas inscritas en la web y se han recibido mas de 100 propuestas a través del debate abierto de varios borradores de proyecto de ley articulado, debate moderado por los profesores de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia, Fernando Flores y José María Vidal, sobre un texto inicial inspirado en la ley alemana, a propuesta del profesor de sociología de la Universidad Carlos III, José Antonio Gómez Yáñez.

Así, el 26 de septiembre se presentó públicamente el texto articulado de la propuesta de reforma, y se ha presentado a los 23 Secretarios y Secretarias Generales de partidos con representación parlamentaria en el Congreso, Senado y en los Parlamentos Autonómicos. Hasta el momento más de 60.000 personas han solicitado ya a los líderes de los partidos a través de la plataforma Change.org que se reforme la ley de partidos.

[documento de enmiendas presentadas por+Democracia a la propuesta del Gobierno]